Este contenido será reemplazado por el contenido en flash.


Desde Shakira, Beyoncé pasando por Christina Aguilera

La historia del baile moderno


Hola, mi nombre es Laura, y os voy a hablar del baile moderno. Es mi especialidad de tipo de baile y siempre me ha gustado desde pequeña. Yo
Practico baile moderno una academia de Gijón llamada “Marisa Fanjul”.

Es muy interesante bailar, aprendes y te diviertes mucho. También hay
Otros tipos de bailes, como: el tango, ballet, hip-hop, sevillanas, flamenco, danza oriental etc...

Yo os recomiendo que veáis el programa de fama está muy bien.
También os recomiendo que veáis el programa ¡mira quien baila!.

11.12.2008 - LAURA MANSO -
vota:
  • Current rating
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
|
  • Current rating


La artista en plena acción
La artista en plena acción

Hola, mi nombre es Laura, y os voy a hablar del baile moderno. Es mi especialidad de tipo de baile y siempre me ha gustado desde pequeña. Yo

Practico baile moderno una academia de Gijón llamada “Marisa Fanjul”. Es muy interesante bailar, aprendes y te diviertes mucho. También  hay

Otros tipos de bailes, como: el tango, ballet, hip-hop, sevillanas, flamenco, danza oriental etc...

 Yo os recomiendo que veáis el programa de fama está muy bien.También os recomiendo que veáis el programa ¡mira quien baila!.        
Cuando la palabra educación se menciona, inmediatamente nuestra mente nos connota un aula de clases con muchas carpetas y alumnos sentados escuchando atentamente la exposición de un maestro. Sin embargo esta no es la única forma de educación. Por ejemplo tenemos la práctica de alguna disciplina deportiva que implica la presencia de un maestro y de uno o varios alumnos pero a su vez no se circunscriben a cuatro paredes. También hay otra disciplina que requiere de un maestro y de alumnos y que sí se circunscribe a cuatro paredes, me refiero a la enseñanza del baile. Hasta hace no muchos años se tenía la idea de que la enseñanza del baile o la danza pasaban exclusivamente por la danza clásica del ballet. Sin embargo de un tiempo a esta parte el espectro de enseñanza de esta disciplina se ha ampliado en un principio hacia bailes exóticos como el árabe, la famosa danza del ombligo o danza de la moneda en la que con el vientre se debe llevar una moneda desde la posición más alta del abdomen hacia la más baja sin dejarla caer. Luego el espectro ha seguido creciendo y hoy en día se enseñan bailes más populares simplemente para ejercitarse un poco, tener alguna actividad física alternativa o simplemente para no hacer el ridículo en una discoteca o reunión social.             Creo que todo empezó cuando a fines del siglo pasado –que lejano suena eso- vimos por la televisión los bailes de la colombiana Shakira. Eran movimientos propios de una estrella en formación, y no hablo de las estrellas del séptimo arte o de la canción sino de las estrellas del espacio exterior cuando al nacer efectúan una serie de movimientos espiralados y contorneantes. Era fascinante ver cómo podía mover el abdomen y prácticamente desencajar sus caderas de la parte inferior de su cuerpo en movimientos independientes uno del otro. El tema se llamaba Ojos Así si no me equivoco, era una melodía basada en el folklore árabe, justamente la ascendencia genética de Shakira. Merced a este baile, la colombiana se reinventó y reapreció con una figura mucho más afilada que al inicio de su carrera en que veíamos a una inocente y rellenita muchachita. La tortilla se volteó y ahora era una de las mujeres más famosas y deseadas del planeta. El gran esfuerzo físico que demandaba este baile la había dejado con un porcentaje de grasa corporal bajo y con unas caderas muy bien estilizadas, tal como fue la idea original de la naturaleza cuando creó a la mujer. Esto no pasó desapercibido para otras artistas que siguieron el mismo camino, con movimientos súper sugerentes como la morena Beyoncé o la misma Cristina Aguilera que se afanaban en bailes similares. El efecto en el público, sobre todo femenino, fue también instantáneo y miles de mujeres de toda edad en el mundo se lanzaron a la práctica de estos bailes, gimnasios alrededor del mundo comenzaron a ofrecer en sus programas clases de baile árabe, hindú y hasta egipcio. Ahí no quedó la cosa y apareció una miríada de profesores particulares que se ofrecían a dictar estos mismos cursos a domicilio. Se creó todo un boom que arrastró incluso a los medios y en la actualidad vemos en la televisión como hay concursos de bailes como hacía mucho tiempo no se veía.




  Noticias de otros grupos
Anterior
1 de 10
Siguiente





 
El Comercio Digital

© El Comercio digital, Servicios en la Red S. L. C/ Diario El Comercio, 1 - 33207 Gijón (Principado de Asturias) - España, UE
Deporte Base Asturias Las aventuras del raitán